Boda al aire libre Finca Montecarmelos, Salamanca - Patri & Emilio

Desde que conocimos a esta pareja supimos que su boda sería francamente especial. Ya venían de parte de otros novios, de esos con los que te quedas con las ganas de seguir quedando, de tomar muchos cafés a media tarde, de los que tienen una sonrisa gigante cada vez que te ven. Y Patri y Emilio iban a ser igual. Una preboda divertida y nos los pusimos en el llavero. Así que el día de su boda camino a Salamanca, ya teníamos, los dos foto y video, cuerpo de fiesta y buen rollo. Nos reímos mucho, sí; y también nos emocionamos cuando Emilio dijo sus votos, porque cuando uno piensa en el amor del bueno quieres que sea hasta “hacerse viejito”. Y cuando nos dijeron que no iban a bailar, casi los arrastramos de las orejas!! Su baile solo podía tener esa frescura y espontaneidad que los caracteriza a ambos. Divertido, sencillo y únicos. La decoración de hojas de felicidad estaba acorde a su boda, dejaron la finca Montecarmelos con aire de diversión, nos fliparon, sobretodo las 300 gafas que encontraron. No había nadie que no quisiera coger alguna “Os queremos enteritos” chicos! Enhorabuena por haberos encontrado, porque no hay otra persona que encaje más para cada uno de vosotros.